Una de las playas más bellas del país.

Situada en la carretera que conduce hasta Luba, a poco más de 40 kilómetros de Malabo, es para muchos la playa más hermosa de cuantas existen en la isla de Bioko. Desde luego, es de las más bonitas de entre las accesibles por carretera. La playa no rinde honor a su nombre ya que la arena no es blanca, pero sí muy clara. Su extensión ronda los 400 metros de longitud, siendo también bastante ancha. Completan la estampa los numerosos cayucos que siempre hay ‘aparcados’ en la arena (algunos de ellos, prácticamente derruidos) y un pequeño río situado aproximadamente a la mitad del paseo marítimo. Más allá de la arena contemplarás un paisaje típicamente ecuatoguineano, formado por cocoteros, bananeros, papayos y numerosas casas elaboradas con nipa. Pertenecen al vecino pueblo de Arena Blanca, que ha experimentado un cierto crecimiento durante los últimos tiempos a causa del turismo.