EL PARQUE

El parque nacional de Monte Alén cubre una superficie de 1600 km2. Se encuentra a entre 300 y 1200 m de altitud, en la cordillera de Niefang, a 50km del Atlántico. Se trata de un bosque frondoso y húmedo.

El terreno accidentado ha creado unos paisajes fuera de excepción, sobre todo caben destacar los saltos de agua y los espectaculares rápidos de los ríos Uoro y Lana.

El bosque del Monte Alén alberga una fauna y flora características del bosque frondoso africano, con especies típicas de la zona guineo-atlántica. Ofrece una gran variedad de especies y es rica en vegetales que pertenecen a la familia de la Caesalpiniaceae .

A pesar de ser un parque muy pequeño, se han podido registrar 105 especies de mamíferos, de las cuales más de 16 clases de primates:

  • 3800 gorilas
  • 1 600 chimpancés
  • También 2300 tipos de pájaros
  • 65 especies de reptiles
  • 55 especies de anfibios
  • 65 especies acuáticas

Más de 50 personas trabajan en el parque.

Con motivo de la creciente explotación forestal en Guinea Ecuatorial y después de haber tomado conciencia de la importancia que tiene la conservación para la mejora del patrimonio forestal del país, el gobierno decidió adoptar en 1997 un proyecto de decreto ley mediante el cual se le concedía al parque nacional del Monte Alén una ampliación de 600km2 hacia el sur, uniéndolo de este modo con el parque nacional del Monte Mitra. Desde entonces, el 10% del país ha sido clasificado como zona protegida.

Programa ECOFAC

La zona de África Central encierra el segundo macizo forestal del mundo, después del de la Amazonia. A pesar de contar con una biodiversidad sin igual, aún se desconocen sus riquezas. El bosque posee unos importantes recursos para las personas que viven en él o que lo visitan, y una explotación racional lo convertiría en un gran factor de desarrollo. Se trata de un lugar coherente cuyo equilibro se encuentra en la interdependencia entre plantas y animales. Sin los animales se empobrecería, puesto que carecería de medios reproductores.

El programa ECOFAC aúna dos nociones fundamentales y complementarias: conservación y desarrollo. Materializa el compromiso adquirido por la Unión Europea de asegurar la protección y un uso racional de los ecosistema de África Central y crea un vínculo muy estrecho entre la población por medio de las acciones que pone en marcha.

Al poner en marcha el programa en una zona cerrada y desprovista de actividades económicas, se observó que la explotación de los recursos naturales del bosque era la única fuente de ingresos o el único medio de satisfacer las necesidades primarias de la población.

En la actualidad se han organizado unos economatos en las ciudades. Proporcionan a bajo precio los productos de primera necesidad (velas, petróleo, cerillas…) y alimentos básicos (sal, azúcar, harina). Por medio un fondo de circulación aportado por los componentes, cada economato se abastece con unas existencias iniciales que gracias a la venta se pueden reponer.